Entérate en cortos pasos cómo se fabrica una llanta y cómo cuidarla

Entérate en cortos pasos cómo se fabrica una llanta y cómo cuidarla


Esas llantas que rinden durante todo un viaje, que hacen que te traslades de un lugar a otro y que sin duda alguna son piezas clave en los vehículos, tienen un proceso de fabricación con rigor para que el neumático tenga una excelente función.

En Autollantas Nutibara te enseñamos cómo se hace una llanta, para que conozcas su proceso de formación y tengas amplio conocimiento de tu vehículo.  

- El primer paso a tomar en cuenta es el proceso de formación del esqueleto de la llanta. Está hecho por un material de látex que se compone de plantas hasta convertirse en un producto elástico que hace que la llanta no se deforme. Luego de esa capa, se le agrega otra que le da fuerza.

- Luego se recubre de unas lonas denominadas cima, que le da rigidez a la llanta.

- Pasamos a los extremos de la llanta, donde está la parte extra gruesa del neumático para darle estabilidad a los lados.

- Con esto pasamos al hombro, en el que la llanta logra tener equilibrio a la hora de tomar una curva; esta es una de las cubiertas más gruesas del neumático.

- Llegamos a la banda de rodadura. Esta es la parte que hace contacto entre la llanta y la carretera. Además de amortiguar, tiene funciones importantes para el neumático.

- Y si de dispersar agua, lodo o nieve se trata, para eso están las estrías, uno de los últimos pasos para terminar la llanta.

- Por último, la nervadura es un elemento débil en el centro del neumático, pero que curiosamente sirve para reforzarlo.

Estos son, en líneas generales, los procesos de fabricación de una llanta. Nunca está demás esbozar la anatomía de nuestro vehículo y, en este caso, de nuestras llantas. Ahora que lo sabes, busca las que mejor se ajusten a tu auto.

Cuidarlas también es importante
El cuidado de las llantas, no es una tarea que debes olvidar, hoy te enumeramos cuatro pasos para estar atento con esta parte importante de tu auto.

1- Según expertos, es recomendable que cada dos o una vez al mes le hagas mantenimiento a tus llantas.

2- Rótalas, pues este es un truco básico que te ayudará a mantenerlas en buen estado por más tiempo.

3- Recuerda la importancia de cada 6 meses realizar el balanceo y alineación de las llantas.

4- Incluso parece innecesario decirlo, pero de acuerdo cómo manejes influye mucho la vida de las llantas y la tuya. 

No dejes que tus llantas se vean afectadas por descuido, esta parte de tu auto es un elemento importante y ahora ya sabes lo atento que debes estar.
 

Fuente: